Veinticinco años atrás…en el mundo

Home/Anuncios/Veinticinco años atrás…en el mundo

Por un instante una foto congela el tiempo.

En ese momento, en Nueva York, una reunión de expertos de la ONU confirma que sobre la Antártida se está abriendo un agujero en la capa de ozono. Aretha Franklin se convierte en la primera mujer que entra en el Salón de la Fama del Rock. Se emite por primera vez en Estados Unidos Los Simpson. Nace la Pacmanía. El holandés Ruud Gullit, del AC Milan, es designado mejor futbolista del mundo del año. Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov firman un tratado de eliminación de armas nucleares.

Miles de acontecimientos intensos que se recortan en la memoria colectiva, que recuerdan los días del comienzo; del sueño personal y atrevido de un grupo de profesionales con un extenso conocimiento y una fuerte convicción: poner en marcha un proyecto propio repleto de buenas ideas llamado Belise Group.

El ADN de Belise siempre fue tangible; está compuesto por material “sensible”, porque cada una de las tareas que nos proponemos está íntimamente ligada a las personas y a las organizaciones, manifestándose en sus formas de comprender el verdadero valor de sus recursos humanos. Esa mirada cercana a la mirada racional, pero principalmente emocional, de las personas que conforman una organización, refleja nuestra identidad.

En Belise las miradas de nuestra gente dejan impronta.

 

Veinticinco años atras……en Argentina

Quizás en el mismo instante, pero muy cerca, otra foto congela el tiempo. Entonces Argentina y Brasil, Ford y Volkswagen forman Autolatina. El plan primavera comenzaba el tránsito hacia un largo “invierno”. Los ciudadanos aprenden el término “carapintada” y viejos sin sabores intentan un último suspiro. Se convierte en ley el divorcio vincular.

En Belise, los cambios, que nos atravesaron en el tiempo, desarrollaron nuestra creatividad y motorizaron un estimulo permanente que recibíamos del contexto. Economía, política, paradigmas, modelos, geografías, conceptos, teorías y aprendizajes fueron vulnerados para dar lugar al fascinante mundo del aprendizaje continuo.

La tecnología, sus aportes y “dependencia” se convirtieron en una herramienta de trabajo insustituible. Estar en contacto con organizaciones en forma permanente nos permitió estar consustanciados de los proyectos y problemáticas de cada tiempo. Las formas y el lugar que el trabajo ocupa para las personas, se ratifica a diario con la afirmación de ser un bien preciado y escaso. Adaptarnos al cambio y orientarnos a la calidad del servicio nos obliga a repensar permanentemente como mejorar la comunicación con las personas que es el medio para canalizar nuestro trabajo. La elaboración de productos fue nutrida de la realidad para aggiornarnos al mentado cambio permanente.

Lo que en un momento fue novedoso y efectivo en el corto plazo quedaba fuera de tiempo y distancia. Las personas que integran las organizaciones fueron mutando al ritmo de las exigencias y la tareas donde el resultado se convirtió en la moneda de cambio de la evolución de la empresa y del proyecto personal de cada quien.

Junto a nuestros clientes aprendimos el valor de la flexibilidad, creando soluciones en recursos humanos únicas y reales con proyectos variados, que abarcan desde la llegada de empresas al país con los con sabidos “start up”, segmentos de mercado que nacieron y llegaron para quedarse de la mano de alta tecnología, el crecimiento del retail, los vaivenes del mercado financiero, fusiones y adquisiciones de empresas y todas las industrias con los claros y oscuros de cada década.

Nos tuvieron, cada uno y en su momento, como colaboradores activos en proyectos donde tuvimos la posibilidad de involucrarnos y acompañar a la gestión de RRHH y negocios desde nuestro lugar.

La posibilidad de trabajar en la región de Latinoamérica nos dio experiencia y valor agregado para conocer otras culturas y estilos de trabajo. Herramientas de gestión, técnicas de evaluación, modalidad de búsquedas, temas de desarrollo y productos de transición en las empresas fueron algunos de los diseños a medida que elaboramos con nuestro equipo de gente.

 

Antes, aquí y ahora y en el futuro: la confianza

La confianza es un bien escaso que como tantos se construye en el tiempo; cuando existe, no hay nada que la vulnere. La confianza no conoce de grises. En oportunidades se nos pregunta cómo se mantiene vivo un proyecto durante 25 años en los contextos que nos tocaron transitar. Construyendo confianza es la respuesta. Con clientes, proveedores, amigos, colegas, etc.

Esa es y será la clave.

El profundo agradecimiento a quienes nos abrieron la puerta aquella primera vez y a cada oportunidad, para poder involucrarnos.

Vaya el reconocimiento a colaboradores y amigos que hicieron de aquel sueño una realidad y un futuro promisorio.

A todos sumamos al festejo de estos primeros 25 años de Belise Group.

Por un instante una foto congela el tiempo.

En ese momento, en Nueva York, una reunión de expertos de la ONU confirma que sobre la Antártida se está abriendo un agujero en la capa de ozono. Aretha Franklin se convierte en la primera mujer que entra en el Salón de la Fama del Rock. Se emite por primera vez en Estados Unidos Los Simpson. Nace la Pacmanía. El holandés Ruud Gullit, del AC Milan, es designado mejor futbolista del mundo del año. Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov firman un tratado de eliminación de armas nucleares.

Miles de acontecimientos intensos que se recortan en la memoria colectiva, que recuerdan los días del comienzo; del sueño personal y atrevido de un grupo de profesionales con un extenso conocimiento y una fuerte convicción: poner en marcha un proyecto propio repleto de buenas ideas llamado Belise Group.

El ADN de Belise siempre fue tangible; está compuesto por material “sensible”, porque cada una de las tareas que nos proponemos está íntimamente ligada a las personas y a las organizaciones, manifestándose en sus formas de comprender el verdadero valor de sus recursos humanos. Esa mirada cercana a la mirada racional, pero principalmente emocional, de las personas que conforman una organización, refleja nuestra identidad.

En Belise las miradas de nuestra gente dejan impronta.

 

Veinticinco años atras……en Argentina

Quizás en el mismo instante, pero muy cerca, otra foto congela el tiempo. Entonces Argentina y Brasil, Ford y Volkswagen forman Autolatina. El plan primavera comenzaba el tránsito hacia un largo “invierno”. Los ciudadanos aprenden el término “carapintada” y viejos sin sabores intentan un último suspiro. Se convierte en ley el divorcio vincular.

En Belise, los cambios, que nos atravesaron en el tiempo, desarrollaron nuestra creatividad y motorizaron un estimulo permanente que recibíamos del contexto. Economía, política, paradigmas, modelos, geografías, conceptos, teorías y aprendizajes fueron vulnerados para dar lugar al fascinante mundo del aprendizaje continuo.

La tecnología, sus aportes y “dependencia” se convirtieron en una herramienta de trabajo insustituible. Estar en contacto con organizaciones en forma permanente nos permitió estar consustanciados de los proyectos y problemáticas de cada tiempo. Las formas y el lugar que el trabajo ocupa para las personas, se ratifica a diario con la afirmación de ser un bien preciado y escaso. Adaptarnos al cambio y orientarnos a la calidad del servicio nos obliga a repensar permanentemente como mejorar la comunicación con las personas que es el medio para canalizar nuestro trabajo. La elaboración de productos fue nutrida de la realidad para aggiornarnos al mentado cambio permanente.

Lo que en un momento fue novedoso y efectivo en el corto plazo quedaba fuera de tiempo y distancia. Las personas que integran las organizaciones fueron mutando al ritmo de las exigencias y la tareas donde el resultado se convirtió en la moneda de cambio de la evolución de la empresa y del proyecto personal de cada quien.

Junto a nuestros clientes aprendimos el valor de la flexibilidad, creando soluciones en recursos humanos únicas y reales con proyectos variados, que abarcan desde la llegada de empresas al país con los con sabidos “start up”, segmentos de mercado que nacieron y llegaron para quedarse de la mano de alta tecnología, el crecimiento del retail, los vaivenes del mercado financiero, fusiones y adquisiciones de empresas y todas las industrias con los claros y oscuros de cada década.

Nos tuvieron, cada uno y en su momento, como colaboradores activos en proyectos donde tuvimos la posibilidad de involucrarnos y acompañar a la gestión de RRHH y negocios desde nuestro lugar.

La posibilidad de trabajar en la región de Latinoamérica nos dio experiencia y valor agregado para conocer otras culturas y estilos de trabajo. Herramientas de gestión, técnicas de evaluación, modalidad de búsquedas, temas de desarrollo y productos de transición en las empresas fueron algunos de los diseños a medida que elaboramos con nuestro equipo de gente.

 

Antes, aquí y ahora y en el futuro: la confianza

La confianza es un bien escaso que como tantos se construye en el tiempo; cuando existe, no hay nada que la vulnere. La confianza no conoce de grises. En oportunidades se nos pregunta cómo se mantiene vivo un proyecto durante 25 años en los contextos que nos tocaron transitar. Construyendo confianza es la respuesta. Con clientes, proveedores, amigos, colegas, etc.

Esa es y será la clave.

El profundo agradecimiento a quienes nos abrieron la puerta aquella primera vez y a cada oportunidad, para poder involucrarnos.

Vaya el reconocimiento a colaboradores y amigos que hicieron de aquel sueño una realidad y un futuro promisorio.

A todos sumamos al festejo de estos primeros 25 años de Belise Group.

Por un instante una foto congela el tiempo.

En ese momento, en Nueva York, una reunión de expertos de la ONU confirma que sobre la Antártida se está abriendo un agujero en la capa de ozono. Aretha Franklin se convierte en la primera mujer que entra en el Salón de la Fama del Rock. Se emite por primera vez en Estados Unidos Los Simpson. Nace la Pacmanía. El holandés Ruud Gullit, del AC Milan, es designado mejor futbolista del mundo del año. Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov firman un tratado de eliminación de armas nucleares.

Miles de acontecimientos intensos que se recortan en la memoria colectiva, que recuerdan los días del comienzo; del sueño personal y atrevido de un grupo de profesionales con un extenso conocimiento y una fuerte convicción: poner en marcha un proyecto propio repleto de buenas ideas llamado Belise Group. El ADN de Belise siempre fue tangible; está compuesto por material “sensible”, porque cada una de las tareas que nos proponemos está íntimamente ligada a las personas y a las organizaciones, manifestándose en sus formas de comprender el verdadero valor de sus recursos humanos. Esa mirada cercana a la mirada racional, pero principalmente emocional, de las personas que conforman una organización, refleja nuestra identidad.

En Belise las miradas de nuestra gente dejan impronta.

 

Veinticinco años atras……en Argentina

Quizás en el mismo instante, pero muy cerca, otra foto congela el tiempo. Entonces Argentina y Brasil, Ford y Volkswagen forman Autolatina. El plan primavera comenzaba el tránsito hacia un largo “invierno”. Los ciudadanos aprenden el término “carapintada” y viejos sin sabores intentan un último suspiro. Se convierte en ley el divorcio vincular.

En Belise, los cambios, que nos atravesaron en el tiempo, desarrollaron nuestra creatividad y motorizaron un estimulo permanente que recibíamos del contexto. Economía, política, paradigmas, modelos, geografías, conceptos, teorías y aprendizajes fueron vulnerados para dar lugar al fascinante mundo del aprendizaje continuo.

La tecnología, sus aportes y “dependencia” se convirtieron en una herramienta de trabajo insustituible. Estar en contacto con organizaciones en forma permanente nos permitió estar consustanciados de los proyectos y problemáticas de cada tiempo. Las formas y el lugar que el trabajo ocupa para las personas, se ratifica a diario con la afirmación de ser un bien preciado y escaso. Adaptarnos al cambio y orientarnos a la calidad del servicio nos obliga a repensar permanentemente como mejorar la comunicación con las personas que es el medio para canalizar nuestro trabajo. La elaboración de productos fue nutrida de la realidad para aggiornarnos al mentado cambio permanente.

Lo que en un momento fue novedoso y efectivo en el corto plazo quedaba fuera de tiempo y distancia. Las personas que integran las organizaciones fueron mutando al ritmo de las exigencias y la tareas donde el resultado se convirtió en la moneda de cambio de la evolución de la empresa y del proyecto personal de cada quien.

Junto a nuestros clientes aprendimos el valor de la flexibilidad, creando soluciones en recursos humanos únicas y reales con proyectos variados, que abarcan desde la llegada de empresas al país con los con sabidos “start up”, segmentos de mercado que nacieron y llegaron para quedarse de la mano de alta tecnología, el crecimiento del retail, los vaivenes del mercado financiero, fusiones y adquisiciones de empresas y todas las industrias con los claros y oscuros de cada década.

Nos tuvieron, cada uno y en su momento, como colaboradores activos en proyectos donde tuvimos la posibilidad de involucrarnos y acompañar a la gestión de RRHH y negocios desde nuestro lugar.

La posibilidad de trabajar en la región de Latinoamérica nos dio experiencia y valor agregado para conocer otras culturas y estilos de trabajo. Herramientas de gestión, técnicas de evaluación, modalidad de búsquedas, temas de desarrollo y productos de transición en las empresas fueron algunos de los diseños a medida que elaboramos con nuestro equipo de gente.

 

Antes, aquí y ahora y en el futuro: la confianza

La confianza es un bien escaso que como tantos se construye en el tiempo; cuando existe, no hay nada que la vulnere. La confianza no conoce de grises. En oportunidades se nos pregunta cómo se mantiene vivo un proyecto durante 25 años en los contextos que nos tocaron transitar. Construyendo confianza es la respuesta. Con clientes, proveedores, amigos, colegas, etc.

Esa es y será la clave.

El profundo agradecimiento a quienes nos abrieron la puerta aquella primera vez y a cada oportunidad, para poder involucrarnos.

Vaya el reconocimiento a colaboradores y amigos que hicieron de aquel sueño una realidad y un futuro promisorio.

A todos sumamos al festejo de estos primeros 25 años de Belise Group.

Por un instante una foto congela el tiempo.

En ese momento, en Nueva York, una reunión de expertos de la ONU confirma que sobre la Antártida se está abriendo un agujero en la capa de ozono. Aretha Franklin se convierte en la primera mujer que entra en el Salón de la Fama del Rock. Se emite por primera vez en Estados Unidos Los Simpson. Nace la Pacmanía. El holandés Ruud Gullit, del AC Milan, es designado mejor futbolista del mundo del año. Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov firman un tratado de eliminación de armas nucleares.

Miles de acontecimientos intensos que se recortan en la memoria colectiva, que recuerdan los días del comienzo; del sueño personal y atrevido de un grupo de profesionales con un extenso conocimiento y una fuerte convicción: poner en marcha un proyecto propio repleto de buenas ideas llamado Belise Group. El ADN de Belise siempre fue tangible; está compuesto por material “sensible”, porque cada una de las tareas que nos proponemos está íntimamente ligada a las personas y a las organizaciones, manifestándose en sus formas de comprender el verdadero valor de sus recursos humanos. Esa mirada cercana a la mirada racional, pero principalmente emocional, de las personas que conforman una organización, refleja nuestra identidad.

En Belise las miradas de nuestra gente dejan impronta.

 

Veinticinco años atras……en Argentina

Quizás en el mismo instante, pero muy cerca, otra foto congela el tiempo. Entonces Argentina y Brasil, Ford y Volkswagen forman Autolatina. El plan primavera comenzaba el tránsito hacia un largo “invierno”. Los ciudadanos aprenden el término “carapintada” y viejos sin sabores intentan un último suspiro. Se convierte en ley el divorcio vincular.

En Belise, los cambios, que nos atravesaron en el tiempo, desarrollaron nuestra creatividad y motorizaron un estimulo permanente que recibíamos del contexto. Economía, política, paradigmas, modelos, geografías, conceptos, teorías y aprendizajes fueron vulnerados para dar lugar al fascinante mundo del aprendizaje continuo. La tecnología, sus aportes y “dependencia” se convirtieron en una herramienta de trabajo insustituible. Estar en contacto con organizaciones en forma permanente nos permitió estar consustanciados de los proyectos y problemáticas de cada tiempo. Las formas y el lugar que el trabajo ocupa para las personas, se ratifica a diario con la afirmación de ser un bien preciado y escaso. Adaptarnos al cambio y orientarnos a la calidad del servicio nos obliga a repensar permanentemente como mejorar la comunicación con las personas que es el medio para canalizar nuestro trabajo. La elaboración de productos fue nutrida de la realidad para aggiornarnos al mentado cambio permanente.

Lo que en un momento fue novedoso y efectivo en el corto plazo quedaba fuera de tiempo y distancia. Las personas que integran las organizaciones fueron mutando al ritmo de las exigencias y la tareas donde el resultado se convirtió en la moneda de cambio de la evolución de la empresa y del proyecto personal de cada quien. Junto a nuestros clientes aprendimos el valor de la flexibilidad, creando soluciones en recursos humanos únicas y reales con proyectos variados, que abarcan desde la llegada de empresas al país con los con sabidos “start up”, segmentos de mercado que nacieron y llegaron para quedarse de la mano de alta tecnología, el crecimiento del retail, los vaivenes del mercado financiero, fusiones y adquisiciones de empresas y todas las industrias con los claros y oscuros de cada década. Nos tuvieron, cada uno y en su momento, como colaboradores activos en proyectos donde tuvimos la posibilidad de involucrarnos y acompañar a la gestión de RRHH y negocios desde nuestro lugar.

La posibilidad de trabajar en la región de Latinoamérica nos dio experiencia y valor agregado para conocer otras culturas y estilos de trabajo. Herramientas de gestión, técnicas de evaluación, modalidad de búsquedas, temas de desarrollo y productos de transición en las empresas fueron algunos de los diseños a medida que elaboramos con nuestro equipo de gente.

 

Antes, aquí y ahora y en el futuro: la confianza

La confianza es un bien escaso que como tantos se construye en el tiempo; cuando existe, no hay nada que la vulnere. La confianza no conoce de grises. En oportunidades se nos pregunta cómo se mantiene vivo un proyecto durante 25 años en los contextos que nos tocaron transitar. Construyendo confianza es la respuesta. Con clientes, proveedores, amigos, colegas, etc.

Esa es y será la clave.

El profundo agradecimiento a quienes nos abrieron la puerta aquella primera vez y a cada oportunidad, para poder involucrarnos.

Vaya el reconocimiento a colaboradores y amigos que hicieron de aquel sueño una realidad y un futuro promisorio.

A todos sumamos al festejo de estos primeros 25 años de Belise Group.

Por un instante una foto congela el tiempo.

En ese momento, en Nueva York, una reunión de expertos de la ONU confirma que sobre la Antártida se está abriendo un agujero en la capa de ozono. Aretha Franklin se convierte en la primera mujer que entra en el Salón de la Fama del Rock. Se emite por primera vez en Estados Unidos Los Simpson. Nace la Pacmanía. El holandés Ruud Gullit, del AC Milan, es designado mejor futbolista del mundo del año. Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov firman un tratado de eliminación de armas nucleares.

Miles de acontecimientos intensos que se recortan en la memoria colectiva, que recuerdan los días del comienzo; del sueño personal y atrevido de un grupo de profesionales con un extenso conocimiento y una fuerte convicción: poner en marcha un proyecto propio repleto de buenas ideas llamado Belise Group. El ADN de Belise siempre fue tangible; está compuesto por material “sensible”, porque cada una de las tareas que nos proponemos está íntimamente ligada a las personas y a las organizaciones, manifestándose en sus formas de comprender el verdadero valor de sus recursos humanos. Esa mirada cercana a la mirada racional, pero principalmente emocional, de las personas que conforman una organización, refleja nuestra identidad.

En Belise las miradas de nuestra gente dejan impronta.

 

Veinticinco años atras……en Argentina

Quizás en el mismo instante, pero muy cerca, otra foto congela el tiempo. Entonces Argentina y Brasil, Ford y Volkswagen forman Autolatina. El plan primavera comenzaba el tránsito hacia un largo “invierno”. Los ciudadanos aprenden el término “carapintada” y viejos sin sabores intentan un último suspiro. Se convierte en ley el divorcio vincular.

En Belise, los cambios, que nos atravesaron en el tiempo, desarrollaron nuestra creatividad y motorizaron un estimulo permanente que recibíamos del contexto. Economía, política, paradigmas, modelos, geografías, conceptos, teorías y aprendizajes fueron vulnerados para dar lugar al fascinante mundo del aprendizaje continuo. La tecnología, sus aportes y “dependencia” se convirtieron en una herramienta de trabajo insustituible. Estar en contacto con organizaciones en forma permanente nos permitió estar consustanciados de los proyectos y problemáticas de cada tiempo. Las formas y el lugar que el trabajo ocupa para las personas, se ratifica a diario con la afirmación de ser un bien preciado y escaso. Adaptarnos al cambio y orientarnos a la calidad del servicio nos obliga a repensar permanentemente como mejorar la comunicación con las personas que es el medio para canalizar nuestro trabajo. La elaboración de productos fue nutrida de la realidad para aggiornarnos al mentado cambio permanente.

Lo que en un momento fue novedoso y efectivo en el corto plazo quedaba fuera de tiempo y distancia. Las personas que integran las organizaciones fueron mutando al ritmo de las exigencias y la tareas donde el resultado se convirtió en la moneda de cambio de la evolución de la empresa y del proyecto personal de cada quien. Junto a nuestros clientes aprendimos el valor de la flexibilidad, creando soluciones en recursos humanos únicas y reales con proyectos variados, que abarcan desde la llegada de empresas al país con los con sabidos “start up”, segmentos de mercado que nacieron y llegaron para quedarse de la mano de alta tecnología, el crecimiento del retail, los vaivenes del mercado financiero, fusiones y adquisiciones de empresas y todas las industrias con los claros y oscuros de cada década. Nos tuvieron, cada uno y en su momento, como colaboradores activos en proyectos donde tuvimos la posibilidad de involucrarnos y acompañar a la gestión de RRHH y negocios desde nuestro lugar.

La posibilidad de trabajar en la región de Latinoamérica nos dio experiencia y valor agregado para conocer otras culturas y estilos de trabajo. Herramientas de gestión, técnicas de evaluación, modalidad de búsquedas, temas de desarrollo y productos de transición en las empresas fueron algunos de los diseños a medida que elaboramos con nuestro equipo de gente.

 

Antes, aquí y ahora y en el futuro: la confianza

La confianza es un bien escaso que como tantos se construye en el tiempo; cuando existe, no hay nada que la vulnere. La confianza no conoce de grises. En oportunidades se nos pregunta cómo se mantiene vivo un proyecto durante 25 años en los contextos que nos tocaron transitar. Construyendo confianza es la respuesta. Con clientes, proveedores, amigos, colegas, etc. Esa es y será la clave. El profundo agradecimiento a quienes nos abrieron la puerta aquella primera vez y a cada oportunidad, para poder involucrarnos. Vaya el reconocimiento a colaboradores y amigos que hicieron de aquel sueño una realidad y un futuro promisorio. A todos sumamos al festejo de estos primeros 25 años de Belise Group.


Por un instante una foto congela el tiempo.

En ese momento, en Nueva York, una reunión de expertos de la ONU confirma que sobre la Antártida se está abriendo un agujero en la capa de ozono. Aretha Franklin se convierte en la primera mujer que entra en el Salón de la Fama del Rock. Se emite por primera vez en Estados Unidos Los Simpson. Nace la Pacmanía. El holandés Ruud Gullit, del AC Milan, es designado mejor futbolista del mundo del año. Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov firman un tratado de eliminación de armas nucleares. Miles de acontecimientos intensos que se recortan en la memoria colectiva, que recuerdan los días del comienzo; del sueño personal y atrevido de un grupo de profesionales con un extenso conocimiento y una fuerte convicción: poner en marcha un proyecto propio repleto de buenas ideas llamado Belise Group. El ADN de Belise siempre fue tangible; está compuesto por material “sensible”, porque cada una de las tareas que nos proponemos está íntimamente ligada a las personas y a las organizaciones, manifestándose en sus formas de comprender el verdadero valor de sus recursos humanos. Esa mirada cercana a la mirada racional, pero principalmente emocional, de las personas que conforman una organización, refleja nuestra identidad. En Belise las miradas de nuestra gente dejan impronta.   Veinticinco años atras……en Argentina Quizás en el mismo instante, pero muy cerca, otra foto congela el tiempo. Entonces Argentina y Brasil, Ford y Volkswagen forman Autolatina. El plan primavera comenzaba el tránsito hacia un largo “invierno”. Los ciudadanos aprenden el término “carapintada” y viejos sin sabores intentan un último suspiro. Se convierte en ley el divorcio vincular. En Belise, los cambios, que nos atravesaron en el tiempo, desarrollaron nuestra creatividad y motorizaron un estimulo permanente que recibíamos del contexto. Economía, política, paradigmas, modelos, geografías, conceptos, teorías y aprendizajes fueron vulnerados para dar lugar al fascinante mundo del aprendizaje continuo. La tecnología, sus aportes y “dependencia” se convirtieron en una herramienta de trabajo insustituible. Estar en contacto con organizaciones en forma permanente nos permitió estar consustanciados de los proyectos y problemáticas de cada tiempo. Las formas y el lugar que el trabajo ocupa para las personas, se ratifica a diario con la afirmación de ser un bien preciado y escaso. Adaptarnos al cambio y orientarnos a la calidad del servicio nos obliga a repensar permanentemente como mejorar la comunicación con las personas que es el medio para canalizar nuestro trabajo. La elaboración de productos fue nutrida de la realidad para aggiornarnos al mentado cambio permanente. Lo que en un momento fue novedoso y efectivo en el corto plazo quedaba fuera de tiempo y distancia. Las personas que integran las organizaciones fueron mutando al ritmo de las exigencias y la tareas donde el resultado se convirtió en la moneda de cambio de la evolución de la empresa y del proyecto personal de cada quien. Junto a nuestros clientes aprendimos el valor de la flexibilidad, creando soluciones en recursos humanos únicas y reales con proyectos variados, que abarcan desde la llegada de empresas al país con los con sabidos “start up”, segmentos de mercado que nacieron y llegaron para quedarse de la mano de alta tecnología, el crecimiento del retail, los vaivenes del mercado financiero, fusiones y adquisiciones de empresas y todas las industrias con los claros y oscuros de cada década. Nos tuvieron, cada uno y en su momento, como colaboradores activos en proyectos donde tuvimos la posibilidad de involucrarnos y acompañar a la gestión de RRHH y negocios desde nuestro lugar. La posibilidad de trabajar en la región de Latinoamérica nos dio experiencia y valor agregado para conocer otras culturas y estilos de trabajo. Herramientas de gestión, técnicas de evaluación, modalidad de búsquedas, temas de desarrollo y productos de transición en las empresas fueron algunos de los diseños a medida que elaboramos con nuestro equipo de gente.   Antes, aquí y ahora y en el futuro: la confianza La confianza es un bien escaso que como tantos se construye en el tiempo; cuando existe, no hay nada que la vulnere. La confianza no conoce de grises. En oportunidades se nos pregunta cómo se mantiene vivo un proyecto durante 25 años en los contextos que nos tocaron transitar. Construyendo confianza es la respuesta. Con clientes, proveedores, amigos, colegas, etc. Esa es y será la clave. El profundo agradecimiento a quienes nos abrieron la puerta aquella primera vez y a cada oportunidad, para poder involucrarnos. Vaya el reconocimiento a colaboradores y amigos que hicieron de aquel sueño una realidad y un futuro promisorio. A todos sumamos al festejo de estos primeros 25 años de Belise Group.

Por un instante una foto congela el tiempo.

En ese momento, en Nueva York, una reunión de expertos de la ONU confirma que sobre la Antártida se está abriendo un agujero en la capa de ozono. Aretha Franklin se convierte en la primera mujer que entra en el Salón de la Fama del Rock. Se emite por primera vez en Estados Unidos Los Simpson. Nace la Pacmanía. El holandés Ruud Gullit, del AC Milan, es designado mejor futbolista del mundo del año. Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov firman un tratado de eliminación de armas nucleares. Miles de acontecimientos intensos que se recortan en la memoria colectiva, que recuerdan los días del comienzo; del sueño personal y atrevido de un grupo de profesionales con un extenso conocimiento y una fuerte convicción: poner en marcha un proyecto propio repleto de buenas ideas llamado Belise Group. El ADN de Belise siempre fue tangible; está compuesto por material “sensible”, porque cada una de las tareas que nos proponemos está íntimamente ligada a las personas y a las organizaciones, manifestándose en sus formas de comprender el verdadero valor de sus recursos humanos. Esa mirada cercana a la mirada racional, pero principalmente emocional, de las personas que conforman una organización, refleja nuestra identidad. En Belise las miradas de nuestra gente dejan impronta.   Veinticinco años atras……en Argentina Quizás en el mismo instante, pero muy cerca, otra foto congela el tiempo. Entonces Argentina y Brasil, Ford y Volkswagen forman Autolatina. El plan primavera comenzaba el tránsito hacia un largo “invierno”. Los ciudadanos aprenden el término “carapintada” y viejos sin sabores intentan un último suspiro. Se convierte en ley el divorcio vincular. En Belise, los cambios, que nos atravesaron en el tiempo, desarrollaron nuestra creatividad y motorizaron un estimulo permanente que recibíamos del contexto. Economía, política, paradigmas, modelos, geografías, conceptos, teorías y aprendizajes fueron vulnerados para dar lugar al fascinante mundo del aprendizaje continuo. La tecnología, sus aportes y “dependencia” se convirtieron en una herramienta de trabajo insustituible. Estar en contacto con organizaciones en forma permanente nos permitió estar consustanciados de los proyectos y problemáticas de cada tiempo. Las formas y el lugar que el trabajo ocupa para las personas, se ratifica a diario con la afirmación de ser un bien preciado y escaso. Adaptarnos al cambio y orientarnos a la calidad del servicio nos obliga a repensar permanentemente como mejorar la comunicación con las personas que es el medio para canalizar nuestro trabajo. La elaboración de productos fue nutrida de la realidad para aggiornarnos al mentado cambio permanente. Lo que en un momento fue novedoso y efectivo en el corto plazo quedaba fuera de tiempo y distancia. Las personas que integran las organizaciones fueron mutando al ritmo de las exigencias y la tareas donde el resultado se convirtió en la moneda de cambio de la evolución de la empresa y del proyecto personal de cada quien. Junto a nuestros clientes aprendimos el valor de la flexibilidad, creando soluciones en recursos humanos únicas y reales con proyectos variados, que abarcan desde la llegada de empresas al país con los con sabidos “start up”, segmentos de mercado que nacieron y llegaron para quedarse de la mano de alta tecnología, el crecimiento del retail, los vaivenes del mercado financiero, fusiones y adquisiciones de empresas y todas las industrias con los claros y oscuros de cada década. Nos tuvieron, cada uno y en su momento, como colaboradores activos en proyectos donde tuvimos la posibilidad de involucrarnos y acompañar a la gestión de RRHH y negocios desde nuestro lugar. La posibilidad de trabajar en la región de Latinoamérica nos dio experiencia y valor agregado para conocer otras culturas y estilos de trabajo. Herramientas de gestión, técnicas de evaluación, modalidad de búsquedas, temas de desarrollo y productos de transición en las empresas fueron algunos de los diseños a medida que elaboramos con nuestro equipo de gente.   Antes, aquí y ahora y en el futuro: la confianza La confianza es un bien escaso que como tantos se construye en el tiempo; cuando existe, no hay nada que la vulnere. La confianza no conoce de grises. En oportunidades se nos pregunta cómo se mantiene vivo un proyecto durante 25 años en los contextos que nos tocaron transitar. Construyendo confianza es la respuesta. Con clientes, proveedores, amigos, colegas, etc. Esa es y será la clave. El profundo agradecimiento a quienes nos abrieron la puerta aquella primera vez y a cada oportunidad, para poder involucrarnos. Vaya el reconocimiento a colaboradores y amigos que hicieron de aquel sueño una realidad y un futuro promisorio. A todos sumamos al festejo de estos primeros 25 años de Belise Group.

2012-04-11T11:22:20+00:00