Cuando cambia el juego

Home/Recursos Humanos/Cuando cambia el juego

Diversos enfoques de la problemática en la búsqueda de oportunidades laboralesDiversos enfoques de la problemática en la búsqueda de oportunidades laborales

 

Una  travesía por los últimos años muestra como la influencia de los cambios y conductas sociales incidieron en la búsqueda e inserción laboral. La mirada de las empresas frente a la captación de talentos conjuga intereses que en oportunidades no están alineados con quienes son parte de la población activa.

 

Cómo encontrar “nuestro lugar” en un mundo laboral en crisis, las exigencias de un mercado competitivo, la diferenciación frente a colegas, cómo generar valor agregado y las mesetas que se producen consumado el cambio de escenario son algunos desafíos que se ponen en juego al momento de abordar la coyuntura.

 

La gestación del conocimiento adquirido en la formación universitaria y la práctica en el terreno, encuentran diferencias para ser conciliadas y para las cuales el egresado no siempre está preparado, ni cuenta con la totalidad de las herramientas necesarias para lograrlo.

 

Las fantasías de  llegar a posiciones de privilegio están ligadas a las posibilidades que ofrece el mundo de las organizaciones, en una realidad que parece moverse al ritmo de la coyuntura de turno. ¿Cómo obrar en consecuencia?

 

¿Qué buscan las empresas en el mercado de potenciales candidatos?

Competencias como liderazgo, trabajo en equipo e innovación, entre otros, se convierten en “postulados básicos” de los requerimientos del perfil general que hoy requieren las organizaciones.

 

En la búsqueda de empleo se ponen en juego muchas variables.

 

Indudablemente los conocimientos técnicos adquiridos juegan su espacio, como parte de la  cosecha personal de cada quien. Pero en la mirada de los responsables en tomar decisiones en las organizaciones la actitud jugará un rol desequilibrante en los procesos de incorporación de un nuevo recurso a la empresa.

 

¿Qué lugar y qué horizonte se quiere alcanzar con el  desarrollo profesional? Las ambiciones coinciden en evaluar ante un cambio de empleo, el desafío de un proyecto atractivo, con posibilidades de desarrollo y una mejor oferta económica.

 

La transición de joven profesional a profesional joven puede quedar opacada, si quienes atraviesan el proceso no son flexibles o están dispuestos a adaptarse a los cambios y formatos que pueden ofrecer las distintas modalidades de trabajo.

En un escenario donde la mayoría de puestos a cubrir se producen por movimientos laterales, reemplazos o la creación de posiciones muy específicas, las redes de contactos, páginas de web, departamentos de empleo en Universidades, consultoras y publicaciones, son algunos  caminos reconocidos como alternativas para la inserción laboral.

 

El compromiso indefinido no es patrimonio de la sonada generación Y, identificada con tiempos del aquí y ahora. Claro está que la misma privilegia las posibilidades de crecimiento, capacitación y ambiente de trabajo por encima de la estabilidad; esto es un paradigma a  resolver en tiempos de cambio.

 

Cuando una vez más se estaba aprendiendo el juego, cambiaron las reglas. Evidentemente otro es el juego y con reglas poco claras para los jóvenes profesionales y los profesionales jóvenes, las redes sociales aparecen como la primera parada de un camino lleno de diagonales.

 

Autor: Leonardo Livsit

Una  travesía por los últimos años muestra como la influencia de los cambios y conductas sociales incidieron en la búsqueda e inserción laboral. La mirada de las empresas frente a la captación de talentos conjuga intereses que en oportunidades no están alineados con quienes son parte de la población activa.

Cómo encontrar “nuestro lugar” en un mundo laboral en crisis, las exigencias de un mercado competitivo, la diferenciación frente a colegas, cómo generar valor agregado y las mesetas que se producen consumado el cambio de escenario son algunos desafíos que se ponen en juego al momento de abordar la coyuntura.

La gestación del conocimiento adquirido en la formación universitaria y la práctica en el terreno, encuentran diferencias para ser conciliadas y para las cuales el egresado no siempre está preparado, ni cuenta con la totalidad de las herramientas necesarias para lograrlo.

Las fantasías de  llegar a posiciones de privilegio están ligadas a las posibilidades que ofrece el mundo de las organizaciones, en una realidad que parece moverse al ritmo de la coyuntura de turno. ¿Cómo obrar en consecuencia?

¿Qué buscan las empresas en el mercado de potenciales candidatos?

Competencias como liderazgo, trabajo en equipo e innovación, entre otros, se convierten en “postulados básicos” de los requerimientos del perfil general que hoy requieren las organizaciones.

En la búsqueda de empleo se ponen en juego muchas variables.

Indudablemente los conocimientos técnicos adquiridos juegan su espacio, como parte de la  cosecha personal de cada quien. Pero en la mirada de los responsables en tomar decisiones en las organizaciones la actitud jugará un rol desequilibrante en los procesos de incorporación de un nuevo recurso a la empresa.

¿Qué lugar y qué horizonte se quiere alcanzar con el  desarrollo profesional? Las ambiciones coinciden en evaluar ante un cambio de empleo, el desafío de un proyecto atractivo, con posibilidades de desarrollo y una mejor oferta económica.

La transición de joven profesional a profesional joven puede quedar opacada, si quienes atraviesan el proceso no son flexibles o están dispuestos a adaptarse a los cambios y formatos que pueden ofrecer las distintas modalidades de trabajo.

En un escenario donde la mayoría de puestos a cubrir se producen por movimientos laterales, reemplazos o la creación de posiciones muy específicas, las redes de contactos, páginas de web, departamentos de empleo en Universidades, consultoras y publicaciones, son algunos  caminos reconocidos como alternativas para la inserción laboral.

El compromiso indefinido no es patrimonio de la sonada generación Y, identificada con tiempos del aquí y ahora. Claro está que la misma privilegia las posibilidades de crecimiento, capacitación y ambiente de trabajo por encima de la estabilidad; esto es un paradigma a  resolver en tiempos de cambio.

Cuando una vez más se estaba aprendiendo el juego, cambiaron las reglas. Evidentemente otro es el juego y con reglas poco claras para los jóvenes profesionales y los profesionales jóvenes, las redes sociales aparecen como la primera parada de un camino lleno de diagonales.

Autor: Leonardo Livsit

2011-08-30T14:11:43+00:00